Hoy les comparto este post escrito por mi amiga Lu Correa con quien tengo la fortuna de compartir no solo en el equipo de Fitness Financiero, sino también en la vida…


El dinero como excusa para no Evolucionar

Si te pasa como a mí, probablemente estás o estuviste en alguna etapa del “incómodo” proceso de autodescubrirte, de animarte a dar un salto, de emprender tu pasión y/o un estilo de vida diferente, de experimentar la tan ansiada Libertad y principalmente la Financiera. De hecho, creo que muchos quizás sienten que tener acomodada su situación Financiera es la condición necesaria y plataforma para dar ese siguiente paso, y acá me detengo y te pregunto.  ¿Cuántas veces te dijiste?

“si no tengo dinero suficiente  no puedo… dejar mi trabajo, arriesgar, emprender en lo que me hace feliz, hacer lo que me gusta, cuidar mi salud, disfrutar de mi tiempo, tener un hijo, viajar, descansar…etc., etc.”

Y si!,  coincido de que hay mucho de verdad… el dinero es un gran pilar y necesario, pero ojo con que este recurso se convierta en tu principal excusa para paralizarte y quedarte en el “no tengo el dinero”, “no sé cómo”, “no puedo”.

 

Un hito en mi proceso de Emprender una vida más Libre y Feliz

Y aquí les comparto mi “crack de conciencia” dentro de mi proceso de emprender que seguramente les puede servir… 

Hace poco en una juntada con Fabián Fiorito y Christian Oliz (mi colega coach), estábamos despejando algunas dudas sobre cómo estructurar financieramente nuestro emprendimiento TuProcesoDeCoaching.com, y entre chistes y una charla relajada entre amigos, sentí cuán en evidencia quedó mi modesta situación económica si la comparaba con el camino transitado por ellos, y eso me hizo entrar en un terreno doloroso para mi, algo que a pesar de nuestra confianza, no supe compartirles en ese momento. Me sucede que cuando algo me incomoda o no se bien qué me pasa, tiendo a retraerme para evitar la exposición.  Pero por suerte, me llevó sólo unos días de introspección para conectar con la gratitud de lo que ese hecho me estaba queriendo mostrar…ellos me invitaron a despertar…otra vez!. Pude identificar claramente que el dolor que sentí fue por compararme; ellos sin saberlo, me estaban reflejando la brecha entre donde estoy hoy y ese lugar que estoy construyendo con amor y paciencia, que si bien se que es donde voy a estar, financieramente hablando, en ese instante me generó mucha frustración. Pues estaba viendo solo una parte de la ecuación. 

Durante algunos días me quedé masticando la emoción hasta que me pregunté: ¿Cuando sentí esto antes?… y se me vino una imagen muy similar de dos años atrás, cuando estábamos también los tres, un fin de semana en Punta del Este, visionando un proyecto, y yo me tenía que volver a Montevideo a trabajar el lunes, a un trabajo que ya me fastidiaba estar, porque estaba transitando mi lucha de identidad, esa que se da cuando comenzás a conectar con lo que verdaderamente deseas en tu vida, pero que aún no tenés el coraje y la nueva estructura armada que te permita dar el salto para soltar tu vida actual. 

En mi caso personal, estaba transitando el puente entre inaugurar mi Ser Coach (vocación que felizmente descubrí luego de una fuerte crisis existencial a mis 30 años) versus el lidiar con la necesidad de convivir con mi vieja profesión y estructura en relación de dependencia que me había sostenido durante más de una década, fundamentada en mi atractivo CV y en mi experiencia corporativa. 

 

Registrar y reflexionar constructivamente en dónde estamos parados

Identifiqué que en aquel entonces, mi frustración no fue por el dinero, sino por la impotencia que me daba no tener la libertad de tiempo, decisión y autonomía que ellos me reflejaban. Y de pronto, en estos días de auto-reflexión, recordé sus palabras que tanto me calmaron en ese momento: “tranquila… ya vas a poder disponer y disfrutar de tu tiempo, estás en Proceso”.

Y entonces hoy comprendí que:

<< La única sana comparación es con nuestro “yo pasado” porque es el único que genuinamente evidencia nuestro progreso. Y en cuanto a los demás, que nos sirvan de inspiración y guía >>

Hace dos años atrás yo no tenía libertad de tiempo, era “esclava” del trabajo de oficina de 9 a 10 hs diarias, de lunes a viernes en un “muy buen trabajo”. Pero que me limitaba en mi capacidad de expresión. Estaba aún en una profesión que pagaba mi mes a mes, en un trabajo que era “seguro” y “estable” y con posibilidades de ascenso pero no me brindaba un margen significativo de ahorro.

¡Hoy mi tiempo es mi conquista! Me despierto plena, lo gestiono como quiero y la flexibilidad y paz que eso me aporta no tiene precio. Nunca antes viajé y viví por diferentes países del mundo tanto como en el último año. Mi salud, mi profesión, mis relaciones, mi disfrute, mi autonomía y conexión conmigo misma crecieron enormemente, desde mi óptica si que me estoy volviendo más rica. No solo me di cuenta que estoy parada en ese sueño de hace dos años de tener Libertad de tiempo – el único recurso no renovable en esta existencia –   sino que hoy vivo, literalmente, de mi pasión el Coaching- creando y aportando valor desde mi Propósito.

 

Cuando la transformación Financiera no se da aún numéricamente pero sí sustancialmente

Tomé consciencia de que mi cuenta bancaria todavía no refleja en números mi meta de la libertad financiera, pues aún vivo mes a mes, con algún margen de ahorro… pero, ¿sabés que? ¡Por fin soy independiente financieramente!… en el neto, estoy numéricamente como vivía antes en relación de dependencia, mes a mes, sin deudas. Pero ciertamente mi mentalidad, emocionalidad y fuente de ingresos se transformaron y diversificaron. El modo en que genero y llega ese dinero cambió sustancial y cualitativamente.  También mi estructura de gastos se fue estilizando, dado que al conectar con mi esencia y mis valores, cambié mis prioridades en pos de un propósito mayor y en coherencia con lo que deseo para mi y mis vínculos, aunque eso me costara algunas resistencias en el camino. Hoy soy mi autosustento, viviendo de mi vocación y cada vez más en expansión. Algo que, de pensarlo antes de animarme a soltar mi vieja identidad, me daba pánico dada mi historia familiar y mis viejas creencias limitantes de escasez.

 

Que interpretación y valor le estás poniendo a tu Libertad Personal?

Se me viene a la cabeza lo que reflexionó una persona durante una sesión de coaching conmigo, ella estaba frustrada con su trabajo y decía que quería cambiar, que sabía lo que ya no quería más en su vida y se daba cuenta de eso porque no se sentía bien, no era feliz… pero a continuación lo que expresó me pareció muy valiente y sublime: “Lu, no se si quiero mi libertad financiera, porque no se que haría con mi tiempo”. Fuerte, ¿No?… evidentemente era necesario que atravesara primero su proceso de auto-descubrimiento de quién era para poder experimentar(se) una nueva vida. 

 

Un aprendizaje que comparto desde mi experimentación consciente

Si alcanzaste a leer hasta acá es porque en algún punto te sentiste identificado/a. Y eso me invita a decirte desde mi profunda experiencia… 

No te preocupes tanto por el dinero, continuá aportando(te) valor, seguí aprendiendo, descubriendo y haciendo simplemente más de lo que te gusta y te hace feliz, conectando con ese Ser genuino que está en vos. Eso es lo que va a construir las bases de tu confianza para transitar la incertidumbre de lo desconocido. ¡La plata va a llegar! ¡Disfrutá de la aventura! 

Sé libre hasta de la necesidad de ganar (y de gastar) mucho dinero para ser feliz, invertí la ecuación y paradójicamente vas a recibir muchísimo más siendo feliz primero. 

<<Procura ganarte el dinero de tu valor y no el de tu sacrificio>>

Todo eso que te frustra hoy, es por no aceptar y reconocer tu etapa actual; no cambies tus expectativas, porque son las que te dan dirección hacia tus sueños, ciertamente reflejan lo que mereces y deseas; y sentí gratitud por tu proceso, yo hoy tomo esta oportunidad de expresar mis GRACIAS  a cada uno que allanó y me despejó el camino en estos años. 

 

Pero por sobre todo:

<<HACE UNA PAUSA DE AUTOVALIDACIÓN. REGISTRA Y HONRA TU PROGRESO, que todo lo demás, es tiempo de maduración de quien necesitás convertirte para encarnar y manifestar ese anhelo>> 


Quizás te interese este otro artículo (des-cubrir tu pasión) que escribió también Lu Correa hace un tiempo, cuando estaba dando ese salto que cuenta en este post.

FacebookTwitterEmail